Injusticia y desigualdad

En estos días de Caos donde un juez es apartado de su carrera, donde los corruptos campan y sonríen a sus anchas, donde se aprueban reformas laborales salvajes apretando las tuercas a los derechos de los trabajadores una vez más; un mundo donde el Danubio se congela (¿y el calentamiento global?), los asesinos callan,  los gobiernos mienten y los poderosos aumentan sus arcas y alimentan su impunidad protegidos por Goldman Sachs, ya sólo caben los poemas. Hoy, por ejemplo, quería traeros éste:

Injusticia y desigualdad
Omar Khayyam

               I
¡Oh, qué dolor que en este horno candente
donde se ha de fundir la masa humana,
sean los crudos más favorecidos
con el pan más cocido de la hornada!

Y que en este taller de forma y peso,
donde cada uno su porción aguarda,
sean los incompletos los que lleven
la más completa dote de la fábrica.

Cuando los ojos de las odaliscas
son dulce regocijo para el alma,
han de ser estudiantes, aprendices
y esclavos los que gocen sus miradas.

II
¿Y por qué un hombre que sólo recibe
por su faena un pan para dos días,
y que en un tiesto desdentado bebe
de la cisterna el agua cristalina,

por qué ha de amoldarse a servidumbre
de quien no vale por su propia miga,
y ha de rendir su libertad a otro hombre
que es su igual por las leyes de la vida?

Oh, Señor, que los mundos has creado:
Tú les trazaste una órbita exclusiva,
fundaste un orden y equilibrio eternos
sin choques, ni ambiciones, ni conquistas:

¿Por qué sólo a esta mísera criatura
le diste una alma inquieta e infinita?
¿Debe romper el orden de los mundos?
¿Debe alterar el fiel de tu justicia?

Comentarios

  1. "y ha de rendir su libertad a otro hombre / que es su igual por las leyes de la vida"

    Eso creemos, Marta, ser iguales. Es nos dicen, nos convencen. Pero en la práctica perdemos la inocencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco