El sector editorial en España es corrupto

Hoy quería recuperar para vosotros esta entrevista de 2008 al más poderoso de los Agentes Literarios del mundo, Andrew Wylie, alias "el Chacal". No tiene desperdicio y es para reflexionar durante todo el fin de semana.


Andrew Wylie "El sector editorial en España es bastante corrupto"



"El Chacal" llega a España. Es el agente literario más odiado del mundo y, quizás, el más poderoso. Los editores temen las cantidades que reclama por publicar a los 680 autores a quienes representa: Jorge L. Borges, Italo Calvino, Bill Gates, Al Gore, Claudio Magris, Orhan Pamuk, Philip Roth, Salman Rushdie, Nicolas Sarkozy, Antonio Tabucchi, Andy Warhol, Evelyn Waugh... Se ha hecho con los derechos de Cabrera Infante y Roberto Bolaño. Y espera que más autores en español le sigan llamando.


--¿Cuáles son sus próximos planes en España? ¿Abrir una sede de su propia agencia, comprar una agencia literaria española, llegar a un acuerdo con una de ellas?

--No abriré mi propia agencia. No compraré la de Carmen Balcells. De vez en cuando vendré a España. Lo haré, por ejemplo, el 28 de noviembre para ver a Carolina López, viuda de Roberto Bolaño, y a partir de aquí quiero empezar a hablar internacionalmente de sus derechos. Tras esto, no voy a hacer nada. Quizá la gente me llame por su propio interés...

--¿Hay algún otro autor en lengua española al que podamos ver pronto en su catálogo?
--Ya están Guillermo Cabrera Infante, Antonio Muñoz Molina...

--¿Ampliará esta lista?
--No he venido a España para pescar autores, sino para estar en contacto con el mundo editorial español, porque ofrecemos 700 autores de nuestro catálogo y tenemos que estar al día de qué sucede con ellos. Sé que mi llegada desata el pánico general ríe, pero solo vengo a aprender.

--Así que visita España más en posición vendedora que compradora...
--Tengo a 40 personas en mi empresa, yo soy solo una, y soy el que investigo, porque encuentro información. Cuando estuve en Barcelona supe que Carolina López, la viuda de Bolaño, quería hablar conmigo y, evidentemente, dije que sí.

--Dicen que quiere causar problemas a los editores españoles...
--¿En España qué pasa? Que la amistad entre el editor y el agente es más fuerte que las obligaciones del agente con el autor. Pero el autor es el que paga al agente. Sabemos muy bien a quién debemos defender. Cuando negocio, el editor no es nadie para mí. Nadie. En algunos países, tras 20 años bebiendo juntos agentes y editores, y en España durmiendo juntos, todo el mundo se acomoda. Nosotros entramos en la habitación, abrimos todas las luces y preguntamos, ¿pero qué pasa aquí?

--¿Le sorprende también cómo los editores españoles están gestionando, o no gestionando, los derechos de los libros en una futura versión digital?
--En estos momentos hay negociaciones entre los editores y Amazon. Si el precio de venta al público es de 24 euros, obtienes el 15%. Pero Amazon puede ponerlo a la venta por 9, y si mantienes el mismo porcentaje entonces pierdes dinero. Y no queremos perder dinero. Algún día podemos encontrarnos con que la copia digital sea la única que haya de un libro. Así es cómo la industria de la música quedó destruida, en solo un año. Fue una absoluta catástrofe. No podemos obligar que un libro cueste 24 euros. Lo que debemos hacer es fijar como royalties una cantidad fija, no un porcentaje, de manera que Amazon no pueda vender demasiado barato porque perderá dinero. Si lo hacen, allá ellos, pero yo debo garantizar que mi autor gane tanto dinero si vende un ejemplar electrónico como si lo vende en papel.

--¿Se impondrá el libro electrónico?
--El libro académico y de consulta tiende a ser digital, y para los profesionales es muy útil trasladar muchos manuscritos. Pero si no protegemos el libro lo dice golpeando la tapa del que sostiene, nos pasará lo mismo que con la música.

--¿Quiere incorporar a Gabriel García Márquez?
--A veces se dicen cosas ciertas, otras que no lo son y otras que lo son a medias. No estamos hablando con García Márquez. Hay muchos escritores a los que quiero representar y ellos saben quiénes son. Les llamo y a veces dicen: "Perfecto". Y, a veces, dicen: "Ni hablar. Amo a mi agente".

--¿Algún español?
--Tenemos a tres.

--¿Es proporcional al peso del mercado español?
--¿El mercado español es tan importante como para tener más de tres autores? Es broma. Risas

--Conoce a Javier Marías...
--Algunas agencias españolas tienen problemas, y eso nos dará oportunidades. Pero mi familia está en Nueva York, no hablo español y no pasaré mi vida en España. Hacer negocios en su país es más duro que en el Congo.

--¿Más?
--Hay prácticas que no quiero llamar corruptas, pero que serían poco éticas en Nueva York. Si en Nueva York dices "tenemos un acuerdo" y nos damos la mano, hay un contrato legal, y si lo rompes puedo ir a los tribunales y te hundiré en el juicio. Si en Londres decimos "tenemos un acuerdo", no quiere decir nada, nada, nada. No puedo llevar a un colega a los tribunales si me estrecha la mano y después me dice "¿qué acuerdo dices?". Uno lo hizo. No lo pude llevar a los tribunales, pero sí lo destruí en este negocio.

--¿Y en España?
--Te dicen sí y quiere decir no, o bueno, o vamos a ver. Y no me gusta. La eficiencia de las agencias españolas deja que desear. Nosotros trabajamos así chasquea los dedos, respondemos en 20 segundos. En el mercado español hay agencias poderosas, pero la amistad entre editor y agente es más importante que la relación con el autor. Para mí, esto es corrupto porque el agente trabaja para el cliente. El autor es mi jefe, le digo que si no está contento me despida. No redactamos contratos por escrito. Balcells sí tenía un contrato con Bolaño.

--Que se acaba el próximo 4 de noviembre...
--Recuerdo bien la fecha. Barack Obama será el nuevo presidente de EEUU, expira el contrato de Balcells con Bolaño y cumpliré años. Puede ser un gran día.

--Una de las muchas críticas que recibe es que no construye autores, sino que los roba cuando alguien los ha hecho crecer.
--Philip Roth dijo que su vida cambió cuando empecé a representarlo. Soy el sirviente perfecto. Soy muy competitivo. Mucho. Sería sorprendente que alguno de mis clientes me despidiese. Consigo los términos más favorables para ellos. Nunca traicionaré a uno de mis autores, y nunca le haré un favor a una editorial. Esta ética es bastante necesaria en este negocio. Pero el sector editorial en España es un lugar bastante corrupto. No digo que seamos más listos o más espléndidos, pero trabajamos limpio.

Comentarios

  1. Hola Marta. Curioso artículo, la verdad es que no sé cómo trabajan en USA, pero supongo que las relaciones agente/editor serán igual de importantes que aquí.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Interesantísima entrada, Marta. Ya había oído hablar del Chacal y veo que no se casa con nadie. Que se pase por aquí y nos fiche, ja, ja.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Yo estoy con Armando, que nos fiche a ver si cambia la cosa... igual hay que ir a buscar agente a USA. Besos y abrazos.

    ResponderEliminar
  4. El artículo lo leí hace años, mucha agua ha pasado bajo el puente desde entonces. Lo que voy a hacer es contactarme Andrew y a ver qué pasa.

    Ya les contaré.

    Besos!
    Blanca

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares