Aire, luz, tiempo y espacio, por Charles Bukowski

vela verde encendida



¿Vas a poner más excusas?
¿Haces cualquier cosa con tal de no enfrentarte a la página en blanco?
¿Dices que no tienes un espacio propio, una habitación propia, un ordenador propio?
¿No tienes suficientes hojas en blanco?
¿Hace demasiado calor para escribir?
No, no... NO pongas más excusas.

El poema de Charles Bukowski Aire, luz, tiempo y espacio te ayudará:



AIRE, LUZ, TIEMPO Y ESPACIO
por Charles Bukowski


"Sabes, yo tenía una familia, un trabajo, algo 
siempre estaba 
en el medio 
pero ahora 
vendí mi casa, encontré este 
lugar, un estudio amplio, 
deberías ver el espacio y la luz. 

Por primera vez en mi vida voy a tener el lugar 
y el tiempo para 
crear" 

No, nene, si vas a crear 
vas a crear trabajando 
16 horas por día en una mina de carbón 
vas a crear en una piecita con tres chicos 
mientras estás 
desocupado, 
vas a crear aunque te falte parte de tu mente y de 
tu cuerpo, vas a crear ciego, mutilado, loco, 
vas a crear con un gato trepando por tu 
espalda mientras 
la ciudad entera tiembla en terremotos, 
bombardeos, inundaciones y fuego. 

Nene, aire, luz, tiempo y espacio 
no tienen nada que ver con esto 
y no crean nada 
excepto quizás una vida más larga para encontrar 
nuevas excusas. 





Comentarios

  1. Con aire, tiempo, luz y espacio... Es que no me hace falta nada más.
    Me ha gustado lo de las excusas. En eso soy muy bueno.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. Somos muchos los de la excusas por lo que veo... :)
    Abrazos Igor.

    ResponderEliminar
  3. Cierto. Creamos a pesar nuestro, sin importar las intenciones que tengamos o no de hacerlo. En una habitación cómoda y en silencio, o en medio de un tren atestado de gente, en horario pico, con el cuaderno en una mano y la birome en la otra, mientras hacemos equilibro para no caernos al suelo. :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Cierto. Creamos a pesar nuestro, sin importar las intenciones que tengamos o no de hacerlo. En una habitación cómoda y en silencio, o en medio de un tren atestado de gente, en horario pico, con el cuaderno en una mano y la birome en la otra, mientras hacemos equilibro para no caernos al suelo. :-)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. El fuego de la creatividad puede arder en cualquier creativo, pero no todos lo podemos encender.
    Los talentosos lo tienen encendido.

    ¡Ay! A veces se complican las cosas, Martika...

    Abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus