El Argumento del Suicidio

Towards the light


Hoy he sabido del suicidio de un conocido y esa muerte me sobrecoge, me inquietan los motivos por el que alguien decide a los 50 años poner fin a su vida. Depresión, tristeza, cansancio, rabia, dolor...Qué le pasaría por la cabeza en el momento crucial, el momento en el que dijo ahora, ahora, ahora.
Luego imagino que todo fue oscuridad...y que su alma descansó.... o no.

Samuel Taylor Coleridge tiene un poema, El argumento del suicidio, con el que intento desbrozar los porqués.


El argumento del suicidio
por Samuel Taylor Coleridge


Sobre el comienzo de mi vida,
Si lo deseaba o no, nadie jamás me preguntó,
No podía ser de otra manera.
Si la vida era la cuestión,
Una cosa enviada a intentar
La afirmación del vivir,
¿Algo que no puede ser?
Un intento de morir.

La Respuesta de la Naturaleza:

¿Se retorna igual que al ser enviado?
¿No es peor el cansancio, el desengaño?
¡Piensa primero en lo que eres!
¡Convoca a tu antigua conciencia!
Te he dado inocencia,
Te he dado esperanza,
Y salud, y genio, y una amplia mañana,
¿Retornarás culpable, aletargado,
Abatido por la desesperanza?
Escribe por lo que debes vivir,
Haz un inventario, compara.
¡Entonces muere, si te atreves!





Nunca te rindas... la vida siempre te da otra oportunidad. 



Comentarios

  1. Diooooos. Que final de poema, pero si es la Vida la que habla. Luego dicen, luego dicen que la poesía no sirve para nada, ¡pero si puede ser la brújula!!!!
    En fin. Te agradezco este poema. Me ha encantado, y no lo conocía.

    el suicidio, ahora, es la primera causa de muerte entre los menores de 35 años. Una barbaridad, una masacre silenciosa.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un poema impresionante y tremendo vivir de cerca esa situación.

    Es verdad que nadie nos pregunta si queremos ser, estar. Y que tenemos la libertad de irnos... si nos atrevemos.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. La poesía es en muchas ocasiones un faro iluminado en la noche.
    Gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  4. ¡Cuánto lo siento, Martikka! Hacía mucho tiempo que no me pasaba por aquí y, fíjate por donde, me topo con esta triste noticia. No puedo imaginar el reguero de pena que dejará a su alrededor ni lo que se le pasaría por la cabeza para hacer algo así. Estos tiempos no sólo nos traen pobreza sino que nos arrebatan la esperanza y esa salida que siempre se veía, aunque fuese lejana, al final de cualquier túnel. Hace años también me sobrecogió a mí algo parecido. Un amigo de mi padre, en torno también a esa edad, se quitó la vida y dejó una familia desolada. Triste amanecer de semana. Te acompaño en el sentimiento. Besos y abrazos, amiga.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares