Manual para mujeres de la limpieza, Lucia Berlin

Lucia Berlin in Oakland, 1975.
Jeff Berlin/Literary Estate of Lucia Berlin

Lucia Berlin, la última escritora maldita norteamericana fallecida en 2004, está arrasando y convirtiéndose en un auténtico best-seller en USA. Con su recién publicado libro de relatos "Manual para mujeres de la limpieza" (A Manual for Cleaning Women: Selected Stories) ha hecho que los lectores descubran una escritora que explora las vidas de la gente común y las transforma en buenas historias.

Comenzó publicando cuentos en la revista The Atlantic Monthly con los que recibió buenas críticas, pero su vida fue complicándose con tres matrimonios, con empleos varios (telefonista, recepcionista, mujer de la limpieza...) y sus problemas con el alcohol, común a tantos otros escritores malditos.

Aún habiendo sido premiada, su azarosa vida dejó en segundo plano su escritura, que ahora es comparada con Raymond Carver, Bukowski, Chejov...
De estilo directo y realista, escribió sobre la vida, sobre su vida, sobre aquello que veía y transformaba en ficción, pero sin mentiras.

Como tantos otros escritores malditos, triunfa tras su muerte. Quizás porque escribían de verdad, sobre la verdad, y eso suele representar pagar un alto precio en vida. Murió enferma, el día de su cumpleaños (12 de noviembre de 2004) con uno de sus libros favoritos entre las manos.

Alfaguara publicará su obra traducida en marzo, pero está disponible en inglés en Amazon.

Extracto del relato "Friends":

Loretta met Anna and Sam the day she saved Sam's life.
Anna and Sam were old. She was 80 and he was 89. Loretta would see Anna from time to time when she went to swim at her neighbor Elaine's pool. One day she stopped by as the two women were convincing the old guy to take a swim. He finally got in, was dog-paddling along with a big grin on his face when he had a seizure. The other two women were in the shallow end and didn't notice. Loretta jumped in, shoes and all, pulled him to the steps and up out of the pool. He didn't need resuscitation but he was disoriented and frightened. He had some medicine to take, for epilepsy, and they helped him dry off and dress. They all sat around for a while until they were sure he was fine and could walk to their house, just down the block. Anna and Sam kept thanking Loretta for saving his life, and insisted that she go to lunch at their house the next day.

Traducción libre:
"Loretta conoció a Anna y Sam el día en que salvó la vida de Sam.
Anna y Sam eran viejos. Ella tenía 80 años y él 89. Loretta veía a Anna de vez en cuando cuando iba a nadar a la piscina de su vecina Elaine. Un día se detuvo mientras las dos mujeres convencían al viejo para tomar un baño. Por fin entró, nadando estilo perrito con una gran sonrisa en su rostro, cuando tuvo una convulsión. Las mujeres estaban en la parte menos profunda y no se dieron cuenta. Loretta saltó a la piscina con zapatos y todo y lo empujó hacia las escaleras hasta sacarlo fuera de la piscina. No necesitó reanimación pero estaba desorientado y asustado. Tenía un poco de medicina para tomar, para la epilepsia, y le ayudó a secarse y vestirse. Se sentaron con él un tiempo hasta que estuvieron seguras de que él estaba bien y podía caminar hasta a su casa, en la misma manzana. Anna y Sam agradecieron a Loretta por salvar su vida, e insistieron en que fuera a comer a su casa al día siguiente...."



Comentarios

  1. Que malo es morirse, y que malo es morirse pronto. Me quedo con el nombre. Los referentes me la recomiendan, y tú también.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Hola Igor, la verdad es que es una autora a considerar, uno de esos descubrimientos tardíos que merecen la pena.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus