Jisei No Ku de Yukio Mishima, el último guerrero

Yukio Mishima

Hoy, aniversario de la muerte de Yukio Mishima (1925-1970), recordaré el Jisei No Ku(poema de despedida antes de la muerte) que escribió este poeta, escritor, compositor y actor japonés, eterno nominado al Nobel, orgulloso, leal a su pueblo.

Imaginemos a Mishima ante el papel, desgranando sus últimas palabras. Sin llantos, sin remordimientos, valiente y con la letra firme entre sus dedos. Poco después, arengaba a los soldados para que devolvieran al Emperador de Japón a su lugar legítimo.

Lleva atado en su frente un hachimaki con la inscripción "Vive siete vidas para servir mejor a la Patria"; grita a las gentes para que se revuelvan contra la constitución impuesta por los Estados Unidos tras la guerra; les pide que recuperen sus tradiciones.

Mishima arengaba así a la multitud:
Yukio Mishima dando su discurso en el cuartel general de Tokyo
antes de su muerte a los 45 años.
"...Hemos visto a Japón emborracharse de prosperidad y caer en un vacío espiritual... hemos tenido que contemplar a los japoneses profanando su historia y sus tradiciones... el auténtico Japón es el verdadero espíritu del samurai... cuando vosotros (soldados) despertéis, Japón despertará con vosotros... Tras meditarlo serenamente a lo largo de cuatro años, he decidido sacrificarme por las antiguas y hermosas tradiciones del Japón, que desaparecen velozmente, día a día... El ejército siempre ha tratado bien al Tatenokai, ¿Por qué entonces mordemos la mano que nos ha tendido? Precisamente porque lo reverenciamos... Salvemos al Japón, al Japón que amamos...
No le escuchan, sólo hay griterío.
Entonces vuelve a la sala donde su Tate-no-kai (hermandad del escudo, una especie de pequeño ejército que formó Mishima)  tiene retenido al general Mashita. y como protesta, como llamada de atención, se aplica el harakiri con una espada corta que raja de forma horizontal su vientre. Esa muerte dolorosa es asistida por su compañero Morita, que decapita a Mishima completando el Seppuku.

En un acto de honor, Yukio protestó por el olvido de la sociedad japonesa de la importancia de las antiguas tradiciones japonesas representadas por la realeza en la figura del Emperador. Antes muerto que sin valor; antes muerto que sin honor.

«Hasta la idea de mi propia muerte me hacía estremecer con un placer desconocido. 
Tenía la sensación de poseer todo.»
(De "Confesiones de una máscara" de Yukio Mishima)




Poema "Muerte"  de Juan Pablo Vitali dedicado a Mishima:


Morir

En el viento
Del suicida.

Morir combatiendo
La única muerte
De un guerrero.

Morir
Por el filo del sable
De muerte ritual.

Morir
Sabiendo que morir
No es más que mejorar
El instante último.

Morir de olvido
Como morimos todos
Finalmente, a los pies
De un tiempo criminal.

Morir de rosas
De crisantemos
De flores de ciruelo
Atravesadas por un grito.

Morir del otro lado
Del mundo
Donde haya un guerrero
Bajo el sol.

Morir imperial
Sin pedir perdón
Enfrentando al enemigo
Y siendo muerto por él.

Morir
Caudillo del cielo
Solitario jefe
De un idioma.

Morir
Con el sol en la frente
Como mueren los nuestros.

Morir
De rodillas al sable
Al símbolo divino
De los tiempos.

Morir
De caballos desbocados
De ideogramas en la frente
De seppuku, al amanecer.

Morir
Del otro lado
De las cosas.

Morir con honor
Por el acero entrañable
Decapitado por el camarada
Más querido.

Morir de mar
De isla
De corceles antiguos
De estampido.

Morir
De sangre nueva
Junto al escudo medieval
De los guerreros.

Morir
Y olvidarse de un mundo
Sin honor.

Morir incomunicado
Aislado por el ruido
Que el enemigo trajo
Para ayudarnos

A morir.
Morir con honor
Como un samurái
Como un poeta



Años antes de su muerte, en 1961, Mishima escribió el relato Patriotismo, precursor de su propia experiencia. Puedes leerlo en Ciudad Seva.





Jisei No ku de Yukio Mishima
(versión libre relatada por Carolina del blog Karyukai
http://karyukai-carolina.blogspot.com.es/2010/01/jisei-no-ku.html

Shi o mae
Ni shuzushii kaze

El viento frío, indiferente,
pasa ante la muerte




Soy un guerrero, un soldado.
Sirvo a mi Señor desde tiempos remotos, eternos, continuando la tradición de mi familia, depositario de secretos y saberes prohibidos.
Soy un guerrero y hoy dejaré de existir.

Mi cuerpo y mi alma se forjaron bajo las enseñanzas de mi padre, samurái del antiguo clan Minamoto. Mis músculos se desarrollaron con los entrenamientos de los viejos sensei de nuestro ejército, para proteger nuestro mundo y conseguir sobrevivir a los acontecimientos, duros y oscuros que se cernían sobre todos nosotros.

Mis brazos sostienen mi katana en un último entrenamiento, en un desahogo de mi mente que espera, asustada, su final, su último combate, su encuentro con los kami, los protectores de mi hogar...

Recibo con alegría el último soplo del viento en mi cara, los últimos besos del sol, el aroma del cerezo, bendito sakura. Cierro los ojos y respiro profundamente, silenciosamente, mientras pienso en las últimas palabras que dejaré, en mi Jisei No Ku, y mis manos tiemblan...

Recuerdo a Haha susurrándome al oído:
-Hijo querido, eres el heredero de una gran dinastía, el llamado a proteger y guardar las puertas de un mundo especial, grande y poderoso; el imperio del sol naciente, sus territorios, su cielo de nubes llenas y de un sol rojo, cálido y lleno de vida. Un mundo que jamás se extinguirá...hijo mío, eres un privilegiado, guarda con tu vida a tu país y a sus tradiciones, y, cuando llegue el momento, sé capaz de morir por tu pueblo.

Vuelvo a suspirar recordando las sabias palabras de mi madre.
Ahora, en las últimas horas de mi vida pienso en lo que fue mi existencia, en las vidas que segué con Arashi, mi eterna compañera, mi fiel amiga.
La muerte me sigue adonde quiera que yo vaya. Como una fuerza de la naturaleza, no puedo evitarla. La enfrento, la esquivo, pero siempre me alcanza.
-No te quiero, no te necesito-, le digo al viento deseando que le llegue mi mensaje.
-¿Por qué insistes en viajar conmigo? si lo que deseas es hacer íntimos amigos, no me permitas intervenir, no cuentes conmigo. Si quieres almas, búscalas por tu cuenta, déjame que camine solo.

La muerte me acecha, la siento, la oigo, la puedo oler...
Espero que me permita continuar con mis recuerdos un poco más, unos minutos más.

Me inclino ante el altar de oración. Mi espada corta, mi fiel wakizashi, descansa sobre una tela blanca, inmaculada. Su filo brilla como la luz del sol naciente, fuerte y poderosa, luz eterna portadora de vida, la que deberá llevarse mi existencia y mi último aliento.

Siento ahora el frío en mis manos, el viento que sopla en mi cuello y mi corazón se para unos instantes. Resisto, con la imagen de mis soldados enfrentándose a la batalla. Mi padre orgulloso, mirándome con aprobación desde la altura que le proporciona el estar sentado sobre su hermoso corcel negro.
El enfrentamiento va a comenzar; hombres contra hombres, luchando por lo que cada cual cree que es justo, katanas quitando vidas, cortando cabezas, miembros, sangre bañándo mi cara, las caras de mis hombres.
La inquietud se apodera de nuestras filas. La noche se cierra como un enemigo más, las sombras cubren nuestras armas, nuestras monturas, nuestras almas.
Todo está perdido, sólo me queda una salida, la más noble, la que mantendrá mi honor y el de mi familia.

Por ello, acudo al Seppuku; por ello, dejo mis últimas palabras en mi Jisei No Ku.

-"A los dioses clamo en mis últimas horas de vida en este mundo.
Mis pensamientos los entrego a mis antepasados, en los que busco cobijo.
Mi vida fue del Imperio, a él entregué mi corazón, y por él, vertí mi sangre y la de mis hombres.
Por mi pueblo, derramo hoy también mi sangre, definitivamente, con el pensamiento de que inunde las tierras por las que luché, para que crezcan fuertes, hermosas y salvajes.
Mi vida entera la ofrezco, mi muerte la acompaña; un sacrificio dispuesto para salvar lo mejor de mi mundo, de mi país y de su gente.
Deseo que permanezcan nuestras tradiciones, que surjan nuevos sensei, que instruyan, enseñen, eduquen a nuestros hijos; que les iluminen en la creencia de que algún día, un nuevo sol, más luminoso que el nuestro, acogerá a todos los pueblos en un gran abrazo. 
Pido a los dioses de mi país que acojan mi alma, que la acunen entre sus brazos como hizo mi madre al nacer yo; pido alcanzar la sabiduría de mis ancestros, ser un Eirei más, recibido con alegría.
Quiero ser un espíritu más en el cielo de nuestros antepasados..."

Bajo la mirada hacia mi Wakizashi, la tomo en mis manos y la acerco a mi vientre...
En un suspiro, estaré con el Sol Naciente...





Para leer más: Yukio Mishima

Comentarios

  1. Hola,
    Hay este poema de despedida, y esta la obra de Mishima. Y luego está el hombre. El escritor algo o bastante enfermizo que enloqueció.
    De cualquier manera, es un hito, una referencia. Eso me parece innegable.
    Hay algo en el poema que nos traes que me ha recordado otro poeta, el barcelonés Cirlot. No sé si el tono o el que. En fin. Cirlot, como Mishima, era muy especial. Y decía cosas como....

    «Toma mi oscuro anillo inmemorial.

    Mi armadura deshecha de deshace
    y de sus mallas muertas salen fuegos
    azules, Bronwyn; puedo verlos, tiemblan.
    Tiro el guante de hierro, soy tu siervo.
    El mar que me acompaña por un mar
    de sombra de deshace en el vacío.


    Estoy cansado de estar muerto y ser.»

    ResponderEliminar
  2. Gracias por la aportación, Igor. Tremendo Cirlot: "Estoy cansado de estar muerto y ser".

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus