El asesino indeleble, Marcos Nieto Pallarés



"Seguiréis su pista, sí...pero jamás borraréis sus actos..."

El asesino indeleble de Marcos Nieto Pallarés

El asesino indeleble es una novela negra, de crímenes sin resolver y un detective muy particular decidido a descubrir al culpable aún más allá de sus propias fuerzas, más allá de él y sus fantasmas.
A través de un texto fluido y lenguaje directo (a menudo crudo), la trama se va desenvolviendo rápidamente, con agilidad, tal y como ha de ser en cualquier novela negra que se precie. La trama no deja de ser un laberinto oscuro como es el ambiente de Between Forests donde el lector entra a tientas para descubrir la salida.

El autor no juega con el lector, lo guía, de forma que no haya trampas, pero sí secretos. Vivimos con secretos y los secretos viven en nosotros. Vivimos con fantasmas y los fantasmas acuden a nosotros también. El detective Sanders se mueve entre entre asesinos, entre secretos, entre esos fantasmas, entre su sed de justicia y su profesión; vive alejando a quien ama. Es un personaje bastante completo y complejo, bien trazado con sus miedos y logros, a veces repulsivo, a veces adorable con ese humor negro e irreverencia que lo caracteriza. Al final lo amas.

El pasado marca, y marca a fuego, y en Between Forests lo vas a poder comprobar. La extensión de la novela es la justa, poco más de 200 páginas, para adentrarte en la resolución de unos crímenes perversos que ha cometido un asesino "indeleble", que deja su marca imborrable.
Marcos ha tejido un buen final para esta historia, sorpresivo, inteligente y justo. Si te gustan esta clase de novelas, ya puedes empezar a leer. Como diría Sanders: ¡Espabila, joder!

Puedes conseguir la novela en Amazon.



SINOPSIS:

Quizá el destino me ha conducido donde estoy en este mismo instante. O quizá los designios del Señor han dictado sentencia, y mi periplo existencial ha alcanzado su fin, quién sabe. Ni siquiera puedo garantizar, que las leyes cósmicas de retribución, causa y efecto del Karma no hayan tenido nada que ver. Ni responsabilizar única y exclusivamente a la misma capacidad que atesora la maldad en sí misma, pues por sí sola, sin la inestimable ayuda del hombre, carece de la fuerza necesaria para causar tanto dolor. Lo más racional, sin duda, sería pensar en motivos menos místicos, y culpar de todo a la casualidad o la suerte. O incluso podría aventurarme, ¿por qué no? e imputar al ocultismo o la brujería como los instrumentos que han arrojado a las tinieblas a este pequeño pueblo entre montañas. 

Pero… qué importa el ‘quién’ cuando ya nada importa. Qué importa el ‘cómo’ cuando todo ha mutado a la más profunda trivialidad. ¿Cuál fue el origen? ¿Cuál la motivación? Lo único que intuyo es que no saldré con vida del encuentro que me aguarda. 

Jamás sentí la capacidad de anhelar la muerte, de consentirle a la desidia adueñarse de mí con el brío y la solidez que lo estaba haciendo ante la puerta que me separaba del ruin despojador de tantas almas inocentes. El ‘Asesino Indeleble’ me lo había arrebatado todo; y estaba dispuesto a dar la espalda al juramento, a arrojar mi placa al abismo con tal de verle pagar por sus pecados.

Comentarios

  1. Muchas gracias por esta maravillosa reseña.

    ResponderEliminar
  2. Marcos, gracias a tí por hacerme pasar buenas horas leyéndola. :)

    ResponderEliminar
  3. Una gran novela. Muy buena reseña

    ResponderEliminar
  4. Hola, me llama la atención lo del lenguaje crudo. A veces se agradece. Y se agradece más el que no hayan trampas, eso sí que es molesto. Los secretos, ¿a quién no le gusta descubrir un secreto?
    Saludos Martikka.

    ResponderEliminar
  5. Hola, me llama la atención lo del lenguaje crudo. A veces se agradece. Y se agradece más el que no hayan trampas, eso sí que es molesto. Los secretos, ¿a quién no le gusta descubrir un secreto?
    Saludos Martikka.

    ResponderEliminar
  6. El lenguaje crudo puede resultar chocante pero es necesario para según qué tramas, por ejemplo ésta. Le da más fuerza y sobre todo: verosimilitud. Saludos Igor!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Gracias por tu comentario.

Entradas populares de este blog

La habitación del candado, Juan de Haro

La viajera del tiempo, Lorena Franco

Invictus